Los bonos verdes en Latam

Más países latinoamericanos incursionan en bonos verdes

La crisis actual está creando mucha incertidumbre que podría afectar el mercado de bonos verdes y la situación está siendo monitoreada de cerca. No obstante, la perspectiva de la región sigue siendo positiva ya que vemos un interés creciente tanto de inversores como de emisores, tanto soberanos como corporativos, en instrumentos de deuda verde y sostenible.

Hay mucho espacio para crecer en América Latina. Probablemente diría que todos los principales países de la región han emitido o desarrollado iniciativas en torno a las finanzas sostenibles e incluso con un destaque para Centroamérica y el Caribe, con países más pequeños, lo que podría ser un desafío para acceder a los mercados internacionales de capital.

Todo es muy nuevo y la región recién está comenzando a aprovechar el potencial. Se están incorporando más países. Hasta ahora, 11 países han entrado en el mercado y todavía quedan dos países por entrar.

De cara al futuro, hay diversificación tanto de emisores como de categorías de activos. También hay mucho potencial en el espacio de uso de la tierra. Es natural que la energía siga creciendo porque la energía renovable es muy grande en la región y seguirá creciendo. El mercado está muy concentrado en Latinoamérica. En México, Brasil, en Colombia, en Chile, Guatemala. La concentración comenzaría a disolverse en los próximos años a medida que el mercado se acerque a otros tipos de actores.

Se espera que se agreguen más países latinoamericanos a la mezcla en los próximos años. Cuando se trata del desarrollo de las finanzas verdes, se aplican las mismas tendencias pero en diferentes grados. A menudo sucede que cuando un país comienza a hacer las cosas de manera diferente, el resto sigue la tendencia creando presiones competitivas que, en conjunto en la región específica, permitirán que el mercado se desarrolle de muchas maneras.

Muchos países emiten pautas de bonos verdes y pautas más amplias de bonos de sostenibilidad para desarrollar el mercado en sus respectivos países. Por ejemplo, CMI Energía, que es parte del legado de la familia Bosch Gutiérrez, recientemente colocó una buena cantidad de bonos en Guatemala.

La infraestructura del ecosistema para que entren más emisores también es importante. Hay algunas organizaciones que están trabajando, también las bolsas de valores, por ejemplo, CFE en México o el consejo de finanzas verdes en Brasil permiten que más emisores entren al mercado donde hay más información disponible y apoyo ya que la emisión de bonos verdes tiene diferentes requisitos.

Se espera ver un crecimiento de la infraestructura en lo que respecta al transporte y la agricultura. También hay potencial para proyectos de economía azul. Estos están relacionados con el uso sostenible de los recursos oceánicos como la pesca, las energías renovables marinas como la energía eólica marina y la energía de los maremotos. 

También te puede interesar: Guatemala aborda los problemas sociales

Carla Fowler

Back to top