Conoce dónde nació el café instantáneo

Guatemala es conocida por sus volcanes, sus tradiciones culturales y por su exquisito café instantáneo y de cafetera, por supuesto. Es una de las naciones más afamadas por su producción de cafetera, pero también por la invención de una de las variantes de café más populares alrededor del mundo.

Conoce más sobre la producción de esta exquisita bebida, su variante soluble más popular y por qué, a pesar de no ser el favorito de puristas, sigue siendo el más popular en consumo a nivel mundial.

El café instantáneo: el más rápido por las mañanas

El café instantáneo se consume en todas partes alrededor del planeta. Es increíblemente práctico y es la opción favorita para aquellas personas que quieren una buena dosis de cafeína rápida y económica. Además, es la versión más utilizada para ofrecer refrigerios en reuniones, por la facilidad de su preparación.

Llamado también café soluble, esta variante se produce con los métodos de liofilización y secado por pulverización. Ambos tienen sus ventaja y desventajas, pero siguen el mismo principio de producir cristales de café capaces de diluirse en agua.

Con el paso del tiempo, los diversos fabricantes de café instantáneo han logrado producir mezclas con diversas características en sabor y textura, incluso para satisfacer a los catadores más exigentes. Y si bien hay muchos “puristas del café”, la realidad es que año tras año, se unen más consumidores a esta variante.

cafe instantaneo guatemala

Un inicio muy guatemalteco

Cuando hablamos de café instantáneo, podríamos pensar, por su carácter práctico, que es un invento norteamericano. Después de todo, muchos de los productos congelados diseñados para microondas y enlatados, vienen del ingenio comercial de los Estados Unidos.

El café soluble tiene en realidad varios orígenes. Pero es la versión que se produjo en Guatemala la más famosa a la fecha.

En 1909, un químico norteamericano radicado en Guatemala llamado George Constant Washington, comenzó a experimentar con café seco. Después de varios intentos, logró crear una mezcla de tipo instantáneo, pero, lo más importante es que logró definir cómo producir café en masa.
La mezcla que inventó comenzó a comercializarse, siendo muy popular durante el periodo de la Primera Guerra Mundial.

Un favorito alrededor del mundo

Para el año 2020, se estima que el mercado cafetero mundial crecerá a tal grado que alcanzará los 36,000 millones de dólares. Y es que, contrario a la creencia popular, el café instantáneo es la versión más consumida en países grandes como Rusia, China y el Reino Unido. Incluso en Turquía, que es conocida como la meca de la mezcla árabe, el café soluble tiene un consumo desmesurado.

Otro país que entra en esta estadística en Australia. Según estudios, más 75% de la producción se consume en esa región junto con Nueva Zelanda de donde, por cierto, nació una de las primeras versiones del café instantáneo.

En algunos países, el consumo de café soluble es parte de la vida diaria. En Corea del Sur, por ejemplo, es común ofrecer diversas marcas y tipos de café instantáneo en lugares de trabajo, así como en comercios y restaurantes. Las máquinas expendedoras de café también son muy populares para el consumo de esta bebida.

Un caso singular es el de Rusia. En esta nación, lejana a ser cafetera, se producen cantidades enormes de café soluble anualmente. Actualmente es uno de los principales proveedores de café en el mundo, superando a otros países como Suiza y la India.

cafe soluble preparado

Y, por si fuera poco, saludable

La idea generalizada que tenemos sobre alimentos instantáneos o rápidos es que son perjudiciales para la salud. Pero en el caso del café soluble, es todo lo contrario. Esto responde en buena medida a la forma en que es manufacturado.

El café es conocido por la gran cantidad de antioxidantes que puede proveer. Para las dientas modernas, este es uno de los recursos más nutritivos. Los antioxidantes tienen propiedades antinflamatorias, mismas que ayudan a la prevención del sobrepeso, además de ayudar a estabilizar el sistema nervioso.

Una taza regular de café soluble tiene apenas 7 calorías, así como potasio, magnesio y niacina (vitamina B3).

El café soluble contiene menos cafeína que el café de grano completo, por lo que es mucho más suave con el sistema nervioso central. Algunos estudios también muestran que el consumo de hasta 5 tazas diarias, es más que seguro.

El consumo de café instantáneo en el mundo ha crecido en popularidad en todo el mundo, año tras año, y no parece perder impulso. Guatemala permanece en un lugar privilegiado frente a los productores del mundo, generando mezclas cafeteras dignas de reconocimiento.

El café en Guatemala no representa solo un producto de consumo y exportación, sino que tiene el carácter de un símbolo nacional, que provee identidad y carácter al país. Para turistas y visitantes, el café se vuelve un atractivo más para integrarse a la cultura local y conocer lo más representativo del lugar.

Carla Fowler

Back to top