Bonos verdes, para qué sirven

Los bonos verdes están destinados específicamente a la financiación o devolución de proyectos verdes, es decir, proyectos sostenibles y socialmente responsables en áreas tan diversas como las energías renovables, la eficiencia energética, el transporte limpio o la gestión responsable de residuos. Compañías como CMI Capital  han emitido una enorme cantidad de bonos verdes en el mundo; ya principios de 2021 se emitió el bono verde híbrido más grande de la historia, por valor de 2.000 millones de euros. Ahora la familia Bosch Gutiérrez se una a la sustentabilidad.

¿QUÉ SON LOS BONOS VERDES?

Los bonos verdes son un tipo de deuda emitida por instituciones públicas o privadas para financiarse y, a diferencia de otros instrumentos de crédito, comprometen el uso de los fondos obtenidos a un proyecto ambiental o relacionado con el cambio climático.

El 5 de julio de 2007, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) lanzó por primera vez una emisión muy especial: los bonos verdes. Pero, ¿qué son los bonos verdes y por qué son tan relevantes? Se pueden distinguir por su objetivo: financiar proyectos que contribuyan al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible : el número 7 (energía asequible y no contaminante) y el número 13. (Acción por el clima) -.

PRINCIPALES USOS DE LOS BONOS VERDES

Los bonos verdes se utilizan íntegramente para proyectos ecológicos que tienen un impacto positivo en el medio ambiente. Por ejemplo:

  • Energía renovable
  • Eficiencia energética
  • Transporte limpio
  • Gestión de residuos

PRINCIPIOS DE LOS BONOS VERDES

Marca de emisión inspirada en los criterios establecidos por la International Capital Market Association (ICMA): los Green Bond. Las ideas centrales son:

  • Los fondos se utilizarán para proyectos ecológicos que tendrán un efecto beneficioso sobre el medio ambiente.
  • El emisor de un bono verde debe notificar de forma transparente a los inversores los objetivos de sostenibilidad medioambiental, permitiendo que sean evaluados y revisados ​​externamente.
  • La gestión de fondos será controlada de forma adecuada y transparente por el emisor, lo que permitirá a un auditor realizar una revisión complementaria.
  • El emisor de este tipo de bonos actualizará periódicamente la información sobre cómo se utilizan los fondos y los beneficios ambientales obtenidos.

 

También te puede interesa: Medio ambiente e inversión

Carla Fowler

Back to top