Medio ambiente e inversión

Un bono verde es un bono cuyos ingresos se utilizan para financiar proyectos respetuosos con el medio ambiente. Estos bonos relativamente nuevos están ganando popularidad entre los inversores a un ritmo exponencial. La emisión de bonos verdes para 2019 fue de $ 254 mil millones; el primer bono verde reconocido se emitió en 2008. Se espera que la cantidad de bonos verdes continúe aumentando, a medida que se crea conciencia y más inversores se preocupan por el cambio climático.

Aunque son un segmento bastante nuevo del mercado de bonos, los inversores seguramente escucharán en los próximos años acerca de las ofertas ambientalmente conscientes que definen los bonos verdes.

También te puede interesa: Bonos climáticos para principiantes

Los bonos verdes ayudan a proyectos respetuosos con el medio ambiente

Los bonos verdes están diseñados para ayudar al medio ambiente al destinar parte del capital recaudado a proyectos relacionados con agua limpia, energía renovable, eficiencia energética, restauración de ríos y hábitats o mitigación de los impactos del cambio climático.

Muchos fondos de bonos invierten una parte de su capital en tales causas, pero los fondos de bonos verdes son aquellos que se invierten específicamente en iniciativas ambientales y tienen calificaciones crediticias similares a otros fondos. Los bonos verdes suelen tener la misma calificación crediticia que las demás obligaciones de deuda de sus emisores.

Los beneficios de invertir en bonos verdes

Los bonos verdes brindan a los inversionistas una forma de obtener ingresos exentos de impuestos con el beneficio de saber que los ingresos de su inversión se utilizan de manera responsable y positiva. Los emisores de bonos verdes también se benefician, ya que el ángulo verde puede ayudar a atraer a un nuevo subconjunto de inversores más jóvenes, de los que los emisores pueden beneficiarse durante un período prolongado.

Una mayor demanda de bonos verdes equivale a menores costos de endeudamiento. Los costos de endeudamiento más bajos significan gastos reducidos, que se transfieren al inversionista en forma de dividendos o se utilizan para reducir los costos operativos de los fondos negociables en bolsa (ETF) o los bonos.

El Banco Mundial y el Programa de Bonos Verdes

La primera entidad en emitir bonos verdes fue el Banco Mundial, que inició la práctica en 2008. En 2019, emitió más de $ 13 mil millones en fondos para temas relacionados con el cambio climático. En los años transcurridos desde su inicio, el programa de bonos verdes del Banco Mundial ha comprometido más de $ 30 mil millones para programas de energía renovable, transporte, bosques y gestión del riesgo de desastres en ciudades de todo el mundo. 3

Ginnie Mae y Fannie Mae también han emitido valores respaldados por hipotecas con la etiqueta verde, al igual que el Banco Europeo de Inversiones. Los municipios estadounidenses han estado emitiendo bonos con el propósito específico de financiar proyectos ambientales durante varios años, aunque generalmente sin una designación ecológica fácilmente identificable.

Evolución de los fondos de bonos verdes

En 2015, dos de las aseguradoras más grandes de Europa, Allianz SE y Axa SA, iniciaron fondos de bonos verdes, al igual que State Street Corporation.

Para 2016, fuentes de noticias de la industria informaron que Blackrock, el administrador de activos más grande del mundo , se estaba preparando para ingresar al campo de los fondos de bonos verdes. Un resultado irónico de esta explosión de interés es que en 2016 un problema emergente para los administradores de fondos fue una creciente escasez de deuda verde para comprar.

Blackrock tuvo éxito, encontrando el éxito con su iShares Green Bond Index Fund (IE), que desde su inicio en marzo de 2017 ha experimentado algunos movimientos turbulentos, pero aún así superó al BBG Barc Global Green Bond 100% EUR Hedged Index en alrededor de 50 puntos básicos desde mediados de 2017 a mediados de 2018 y 100 puntos básicos en 2019.

HSBC Global Asset Management, en 2019, lanzó un fondo de bonos verdes para mercados emergentes, lo que significa aún más la acumulación de inversiones verdes y la preocupación de los inversores por el medio ambiente.

Recién CMI Capital ha emitido una enorme cantidad de bonos verdes en Centroamérica, algo qué está cambiando el panorama en LATAM y de lo que la familia Bosch Gutiérrez aporta a Guatemala y el resto de países.

Es posible que los bonos verdes no produzcan los mayores rendimientos, pero no todas las ganancias son cuantificables. Los bonos verdes ofrecen a los inversores la opción de diversificar su cartera no solo con decisiones basadas en los ingresos, sino también con decisiones medioambientales.

Carla Fowler

Back to top